Con la llegada del “cinematógrafo” de Francia, y después de una serie de conflictos políticos, se da a conocer en México el invento de los hermanos Lumière, mostrando en las primeras películas a Porfirio Díaz montado en su caballo.                                                                                                                                                      Para 1898 se dio otro tipo de cine al iniciarse como exhibidor el ingeniero Salvador Toscano: el  cine de ficción (las primeras fueron documentales).

México se dio a conocer en todo el mundo por el cine de la Revolución, ya que al ser un cine documental mostraba imágenes de lo que realmente sucedía, viniendo a satisfacer la necesidad de información. Un ejemplo de largometraje editado años después de la Revolución por Carmen Toscano es: “Memorias de un mexicano”.                                                                                                  El cine se ve obligado a convertirse en transhumante, llega a las ferias de pueblo, se mete a las carpas y viene sustituyendo teatros ambulantes y al circo.                                                                                                                                           Para 1927 EU comienza a hacer ensayos de películas con sonido óptico; a nível internacional se considera “The Jazz Singer” como la primer película sonora, en México surgieron hasta 1929.                                                                             Con la llegada en 1930 del cineasta Sergei Eisenstein se dio un entusiasmo en la élite cultural mexicana, considerando al cine como fenómeno artístico. La estancia de Eisenstein fue de 1930-1932, comenzo la filmación de “¡Que viva méxico!” (distribuidor Juan de la Cruz Alarcón).

La primera cinta mexicana filmada con sonido óptico fue “Santa” en 1931. A esta le siguieron películas como “El Compadre Mendoza” (1933) el segundo de tres clásicos de Fernando Fuentes, “La mujer del puerto” (1933) contaba con música de Agustín Lara director Lina Boytler, “Janitzio” (1934) inaugura el género costumbrista y de paisaje, “Vámonos  con Pancho Villa2 (1935) con un final secreto dado a conocer hasta 1982.

Anuncios